El Tema de la Selección en los Colegios: Recuento de una Problemática que Escapa a Generalizaciones.

Desde hace un buen par de meses que se vienen discutiendo dentro de todas las esferas políticas el asunto del lucro y del fin a la selección en los colegios y a lo largo del tiempo, leyendo diversas opiniones y contemplaciones, (algunas acertadas, otras atascadas y muchas que no tienen ni siquiera un piso y denotan más bien temores infundados) me doy cuenta que a pesar de que la gente se sitúa con cierto orgullo dentro de una u otra facción, pierden de vista algo sumamente sustancial:  los niños que componen la diversidad de clases sociales y culturales son algo más que objetos contemplativos y estáticos y que actuar con tan poca visión no beneficia más que en la cosificación. ¿A que quiero llegar? que algunos dentro de la defensa de la igualdad que todo niño y niña merecen para garantizar su derecho a una educación digna (fuera en la inclusión o en la selección) esta llegan a ejemplos como este:

http://www.lun.com/lunmobileiphone//Pages/NewsDetailMobile.aspx?x=1&dt=2015-01-28&BodyId=0&PaginaId=20&SupplementId=0

O por el contrario, a una visión ilustracionista de las realidades que enfrentan los cientos de miles de niños que tienen que mantenerse al margen de una educación enriquecedora humanistamente hablando, invitando a emular como propuesta el mismo patrón de los colegios emblemáticos pero descuidando que cada comunidad tiene que lidiar un montón de problemas y coyunturas propias, que escapan de cualquier intento generalizador (y que se confunde con unificación) y cuyo proceso se queda escondido simultáneamente en el aula húmeda en el invierno y en la pieza de internit. Proceso que ha sido muchas veces olvidado y menospreciado por agentes formados dentro de estos mismos establecimientos (que representa a la élite política orgullosa de formarse en sus queridos colegios selectivos) y por la historia oficial y las políticas educacionales que intentaron en vano contener el alto número de niños que tenían que pasar horas y horas solos en casa mientras sus papás (o sus abuelos o tíos o padrinos) trabajaban para darles el pan y no ser en demasía arrebatados por una sociedad que los aguacha.

Esa falta de mundo de varios actores sociales involucrados (a favor o en contra) de la reformase se acusa de manera frontal con el nivel de segregación que ha sufrido la educación tanto en destinar los peores colegios al sector que no sabrá comprender lo que lee siquiera alcanzando la mayoría de edad, como para quienes gastan 3 o 4 sueldos mínimos en situar a sus hijos lejos de la realidad triste pero absorbente (cada vez más con demandas que vienen de décadas atrás, cuando Los Prisioneros cantaban “a otros les enseñan, secretos que a ti no”) en algún colegio escondido bajo los bosques esclerófilos de la precordillera capitalina. Y ese afán platonista no nace por si solo de un deseo de exclusión de lo que es considerado común o mediocre sino también como un medio de protección, de impedir interacciones sociales e influjos culturales concebidos como peligrosos o indeseables y hechos ver como tal en tanto se exacerba la imagen negativa de la pobreza (y de lo que reúne dentro suyo) por la televisión (la misma que habla de cerrar colegios). Tan fuerte es que cuando se planteó el fin de la educación particular subvencionada, muchas madres enfurecidas con esta decisión formaron la Confepa y manifestaron (y siguen manifestando) toda esta conducta por los medios de comunicación con la particularidad de que aquella cultura de la cual intentan proteger a sus hijos al matricularlos en estos colegios es la misma de la de sus vecinos y amigos, la misma dentro de la cual están situados (y seguramente varios colegios subvencionados) y donde irónicamente comparten, aunque tengan la capacidad de endeudarse para comprar un Kia Santa Fe que no les cabe en la entrada de sus pequeñas casas.

Y dentro de ese mencionado espectro de exclusión, también se encuentra otra realidad, que a veces es más accesible de atacar por estar solapada bajo el mismo régimen educacional donde se encuentran los demás liceos con nombre de submarino pero que por tradición (y mantenido por una visión meritocrática del esfuerzo que puede ponerse de entredicho ya con todo lo que mencioné) deben llamarse liceos emblemáticos, que también manifiestan el mismo miedo a la interacción, a los peligros que significa reconfortarse y de perder sus estatus (o algunos más pragmatistas, de perder la oportunidad de que sus hijos se vuelvan las personas inteligentes que quieren que sean por distribuir esa preocupación en casos más críticos):

http://www.latercera.com/noticia/nacional/2015/01/680-614578-9-apoderados-del-instituto-nacional-rechazan-proyecto-de-inclusion-esto-hara-caer.shtml

Ese miedo ya se volvió transversal en todas las clases sociales, aunque su impacto sea diferente y no se compare al elitismo más transgresor de los derechos fundamentales de un niño (y que la reforma, con falencias o no, trata de atacar). Tiene que ver mucho en como nos estamos comportando como personas al concebir al resto como una amenaza en vez de un posible actor con el que puedo cooperar para garantizar que las nuevas generaciones sean más resilientes y felices y puedan lograr mejores cosas que las que lograron sus viejos. Inclusive si sigo metiendo el dedo en la llaga, hay muy poca preocupación sobre la integridad de los niños como alumnos y niños de por sí fuera de lo que es acoso escolar; existen casi un 75% de niños que ha sufrido maltrato, que tienen que esconder dudas y preocupaciones sobre su propio desarrollo bien guardadas hasta las 9 o 10 de la noche y que no son del todo atendidas por la poca disponibilidad familiar y también por el hecho de que su desgano por no ser atendidas se expresa hacia un profesor que tiene que lidiar con esto y con muchas cosas más que no le permiten hacer el mejor trabajo por ayudarles (sin mencionar que hay muchos que no tienen la formación apropiada ni sobre el desarrollo infantil ni de habilidades comunicativas que rompan con los círculos de violencia que acusan los colegios que no segregan y que tanto quieren evitar la Confepa y los centros de apoderados de los colegios emblemáticos). En ese aspecto, el joven por el cual luchan tanto los actores sociales universitarios tal vez no espere siquiera entrar a la universidad por un tema de gustos y desarrollo personal sino por tratar de ascender socialmente para sacar adelante a su familia o derechamente fuera de las universidades y buscar carreras técnicas, lo que puede romper con las concepciones ilustracionistas del “alumno pobre modelo”. La infancia de Chile también está llena de situaciones de abandono, violencia, déficit en áreas cognitivas que son importantes para la mantención de una escolaridad que se precie como tal, consumo de drogas y mucha, mucha pena guardada que a veces se olvida con una sonrisa que solo un niño es capaz de mostrar en cuanto inocentemente ignora (no por completo) los agentes que lo sitúan donde está, hasta cuando es mayor y descubre un montón de alternativas para mitigarlo (y que resultan en los mismos agentes que los marcaron o felizmente en estrategias que tal vez no se comparen cuantitativamente hablando con las de los alumnos de colegios de la élite pero que son las mismas en esencia para desarrollarse como puede ser el estudio, el respeto por los demás y la tenacidad y deseo de superación).

Por eso no puedo admitir que se les trate de esa manera o como una tómbola donde simplemente serán llamados al azar para tener el rajazo de sus vidas de ingresar a una institución que lo pueda formar más ferreamente (y con la cosificación que puede significar) y situarlo en alguna universidad cuya carrera, de terminarla, le alejará de ese contexto miserable y hecho aun más miserable en la concepción de la gente que solo conoce hasta 8 cuadras de su casa. No debería verse de esa manera si se habla de igualdad de condiciones, esta debe ser en un proceso formativo donde todos los establecimientos primero, alcancen cuotas decentes de calidad curricular pero también se preocupen de garantizar herramientas formativas y una comunicación que afiance el respeto, la empatía, la consideración por el otro en tanto es un ser humano con las mismas potencialidades (y muchos dirán capacidades) y derechos que tú y que no merece ser cosificado por siempre tanto por una élite que lo desprecia como por un plantel liberal de políticos que los miran como tábulas rasas que esperan que la sociedad no los contamine (cuando ellos mismos son parte de ella).

La selección se aplica a edades muy tempranas (inclusive en preescolar) y sin embargo, el tema se condensa en ver al niño desde la mera legalidad. A eso me refiero con cosificar, que no se atenga a que existe un desarrollo de diversos constructos sociales, morales, afectivos y cognitivos que hacen al alumno siquiera la mitad de lo que es y que sin embargo se pase por alto cuando se habla de ellos. No cometamos el error que se ha venido cometiendo desde que Chile es nación.

Anuncios

Posiblemente hasta los cartones se compran

Que modelo de educación superior es esta?

Universidades privadas que constantemente te llenan de spam tus casillas de email, prometiéndote un porvenir asegurado con carreras inseguras de ser ciertas, Carreras salidas del mundo de Oz o recomendadas por profesores bien pagados de universidades con prestigios, participes de una ruleta rusa que ofrecen como alternativa al porro cuico para que compre la carrera, cualquiera puede entrar y poner la enorme suma de dinero en vuestra mesa, si les va mal se van ellxs mas no su dinero, esa es la gracia de la cada vez mas grande cartelera de universidades privadas que te ofrecen no solo un futuro, sino que además te aseguran el hermoso titulo, no importa cual mal te haya ido.

Lo malo comienza cuando sus egresados comienzan a ganar menos, a ser descartados de las entrevistas de trabajo, las empresas lo saben, entienden que entre un doctor de la universidad de chile y otro de la universidad de las Américas va seguro el de la chile, seguro no por comparación, es esencialmente un descarte. Horroroso, discriminatorio pero en cierto modo con sentido común. Los participantes en las universidades privadas lo saben bien, aun cuando el mercado (tenemos que ser francos y llamarlo así) de estudiantes provenientes de U. No tradicionales se incremente mas y mas habrá cierta elite que entro por algo mas que la plata  que si será considerada,

El sentido de mercadotecnia de la publicidad hecha por estas deja mucho que desear, hablan mucho y transmiten un mensaje referido a ser algo que gane por sobre los 500.000, a tener un lindo cartón para lucirlo en tu pared y decir “oh, este es mi titulo que obtuve con tanto gasto”. Es lamentable que ahora el alumno no busque realizar su vocación, sino más bien a entrar en una posición de arribismo o de dinero, ¿y después que? Ahí termina su objetivo, no hay otro más que el de trabajar y ganar plata, de sueños y expectativas de vida ni hablar, hoy por hoy eso es casi una utopia con este sistema educativo. Acreditada….. Acreditada se lee por todos lados, gran parte de las UES privadas abusa de este merito (comprado por cierto) salvo las privadas mas prestigiosas. Es cosa de observar los comerciales de la universidad de las Américas, quien tuvo problemas en el pasado por estar justamente sin acreditación. Pues ahora que pudieron probablemente comprar ese estatuto hacen gala de ello, para que la masa pagable no tenga que ser regodeona con la universidad que le toca, algo de reconocimiento sirve, por lo menos para no despertar sospechas, luego si se dan cuenta estarán pagando millones y por tanto encadenados a la institución, total, lo hecho hecho esta. La salvación seria entonces tener mas plata, otra universidad de mercado, otro cartón posiblemente “comprado”

No hay que generalizar, no todas estas universidades están llenas de esta gente, Siempre habrá varias personas que no le importa esto y que sufrirán más que el resto de arribistas que tienen como compañeros.

Opus dei, Legionarios de cristo, Grupos que apoyaron genocidios, dictaduras, torturas y abusos de menores ahora tienen sus propias universidades y en el caso del opus estas aplican censura a sus estudiantes. La universidad de los andes, la mas cara de todas las universidades si bien en infraestructura es una de las mejores, con la mayor biblioteca universitaria (lamentablemente parte de ella censurada)  y en relación a calidad muy buena no deja de darme mala espina al estar impartiendo la doctrina del opus a los ricos que componen su plantel, los 4 millones de matricula me dicen claramente que clase de estudiantes busca, que objetivos quiere y que modelo busca producir. La Finis ahora paso a ese grupo cabron que esta llenando las oficinas del vaticano con solicitudes de canonización para un pederasta, miembro fundador de su carroñera congregación que hoy lucra a través de la educación y de los negocios capitalistas que hoy por hoy están cobrando mas victimas que antes.

El lucro que buscan estas “instituciones” al manipular a la masa estudiantil con el mero propósito de hacer dinero deja en claro el camino de la educación superior en chile, con mas profesores emigrando a estas universidades, con mas regalías y vacíos legales para su beneficio están degenerando la formación y la educación de un pueblo, de una generación que se supone debiera de haber hecho grandes cambios para el progreso de las personas, pero ahora eso pasa a ultimo plano con un modelo educacional capitalista que hostiga la creatividad y privilegia la ganancia a coste de la perdida de cultura, identidad, y capacidad de innovación. Más aun en un país tercermundista que tiene que servir como productor para que las naciones mas ricas no se mueran de hambre. El FMI necesita de Emprendedores que acuerden y no concuerden o discutan sus planes de construcción de empresas contaminantes, ese es el modelo de gente que quiere hoy la educación superior (en amplia mayoría) de ti, tipos que funcionen como engranes dentro de micro sistemas que trabajen en conjunto con un solo objetivo, Hacerlos millonarios. Y de paso hacerte tú de un poco de su pasta.

Si tienes la oportunidad lee cuantas veces repites “acreditada”, tal vez ya estés ingresando a una de ellas.