El Tao del Educador Revolucionario (parte 1: definiciones ecológicas)

Comenzaremos el post con algo bien simple.

Cuando hablamos de “revolucionario” tenemos que primero hacer el alcance de que tal palabra, en estos días, ha adquirido una fama perniciosa. Y no es (solo) el fascismo el mayor de los problemas, sino los aspectos más blanqueados y antisépticos de los grupos “ciudadanistas” los que han trasladado el concepto de “revolucionario” a un continuo desdén por su uso en el lenguaje oficial.

Pero sabemos que las acciones que atacan el fondo de los problemas sociales no necesariamente son dichas y hechas bajo el lenguaje, la nomenclatura, oficial. Lejos de expectativas comunicativas superficiales, los cambios que como individuos provistos de una consciencia popular en desarrollo logramos crear pueden pasar por pequeños ante esta mirada constante por hacer de lo macro lo único visible, por sobre todo lo demás, pero no por ello dejan de existir.
Es más, su definición de “existente” tiene directa relación, en mi opinión, al grado de significancia que adquiere en la vida popular (quienes conviven en ellas) y eso puede estar acotado a las demografías que sean.

Por eso, en tanto somos capaces de crear trabajo territorial, nuestras acciones pueden caer de cajón en la definición de actos revolucionarios.

Quien elije como camino de vida (incluso si no logra ser permanente) la creación de actos revolucionarios no puede negar que, en si mismo, está realizando actos conducentes a una revolución en el sistema de gestión de la vida de las personas; los que pueden convertirse en una alternativa sólida a las formas de vivir que terminan tomándose por únicas y ciertas bajo los preceptos del capitalismo (o de quienes dependen únicamente de aprovechar individualmente unos pocos recursos por sobre los demás). Somos mucho más en términos de creatividad que lo que comúnmente termina siendo enajenado y mucho más también que aquella visión reduccionista de participación ciudadana predominante en la izquierda mainstream actual.

En tanto ese camino crece y la persona que lo toma adquiere instrucción y aprendizaje tiene la oportunidad de entrar en el conflicto por el aprovechamiento de los recursos de manera más consciente hasta que, por fuera de todos los sistemas de dominación, es capaz de hacer frente a sus viejos hábitos y lograr la plena autonomía. Cuando eso ocurre, es innegable que desee (desde un punto de vista de especie social) asociar esa autonomía a una búsqueda de tipo ecológica, cuyo fin se expanda para otras personas que conviven con ella y que pueden, en conjunto, lograr mucho más incluso que el mero poder individual (aún plenamente autónomo). Tal búsqueda requiere capacidad de penetración del vivir en común, empatía y, sobre todo, entender que todo trabajo territorial tiene tras de sí un propósito multifactorial (como en cualquier sistema ecológico).

Si tomamos en cuenta este aspecto, tras la formación de nuevos esquemas existe tras de sí una nueva figura: la del educador revolucionario.

Entonces, comenzaremos.


Primer aspecto del educador revolucionario: la aceptación de su papel como agente revolucionario. 

Lo primero que debe entender cualquier persona que se embarque en la aventura de efectuar un cambio profundo en la comunidad en la que vive es que, de ahora en adelante, todas las rutas y tareas cognitivas que realice tendrán un posible efecto de cambio en ella. Tomar la vanguardia significa pasar a tomar un papel activo y como su nombre lo indica, la actividad significa un continuo movimiento que predisponen siempre hacia la construcción de algo nuevo. Ese “algo nuevo” no puede germinar si dentro de ella no existiese un deseo político, en tanto ese deseo pretende mantenerse estable históricamente hablando.

Hablemos por ejemplo del medio ambiente. Supongamos que un problema grave que me afecta a mí y a mi barrio es la continua contaminación ambiental que tengo que soportar por vivir en un sector demográfico condenado a priori a recibir los desperdicios y los efectos del “progreso” industrial en mis narices y que, además de eso, se tenga que convivir con otro problema: los microbasurales. O sea, ecologicamente soporto 2 desamparos: el de la sociedad hacia mí, y la de mi propia comunidad hacia todos los que viven en ella. ¿Qué es lo más urgente? ¿por dónde puedo comenzar? ¿no sería mejor que en vez de continuar con la tradición de joder al más desamparado y de ser cómplice de todo ese estilo de vida se comience por cuestionar que estamos repitiendo el mismo patrón y que, aún peor, no repercute en ningún beneficio?.

¿Que es peor que exista un otro que unilateralmente ostente el orden de los discursos? el silencio de las comunidades que no solo repiten, sino que también replican los mismos actos y sin siquiera obtener un beneficio sino perjuicios hacia su propio ambiente. La gente no lo cuestiona, los demás solo repiten el patrón y el deterioro que ya se tolera crece como un ejemplo vivo de despreocupación y educación: ¿para qué debo preocuparme si ya estoy siendo contaminado?.

Por eso el trabajo revolucionario aquí tiene un fuerte componente educacional: restituir un mejor hábito político es luchar contra actitudes hegemónicas, difíciles de cambiar y pasar un buen tiempo estudiándolas y actuando para que logren cambiarse y signifiquen algo en la ya deteriorada forma de concebir la comunidad. Quien acude a ese cambio debe aguantar, sin embargo, sus deseos de culpar al otro por su intento de adaptación que, si bien son negativos, ejemplifican un proceso psicosocial de desapego que jamás logra explicarse 100% como culpa individual sino que obedece a un proceso de enfrentamiento contra el dictamen político actual y que fracasó.


Ese es otro punto que el educador social debe enfrentar. el coping o proceso de enfrentamiento.
Hasta el próximo post!

 

Anuncios

Zonas Marinas Muertas

Hola A todos, después de tanto tiempo

Quería revivir el blog, para no engrosar la lista de bitácoras hundidas en el fondo del océano vasto de la web.  Si uno se impone hábitos y los sabe cumplir las cosas buenas de la vida llegan solas, cual un premio o una bonificación. Uno de esos hábitos era continuar informando a través de blogs.

Resulta que mientras daba un paseito por taringa, buscando algunos libros que descargar, encontré un post referido a las zonas marinas muertas. Que básicamente son aguas profundas carentes de oxígeno y por lo tanto, carentes de vida.

Generalmente estas se presentan en lugares donde la densidad de población humana es alta,  son los sitios donde se explota más intensamente los recursos naturales los cuales tienen que asegurar la subsistencia de las millones de personas que viven en los alrededores (hablando a gran escala), no es que no quiera decir que muchas veces se explota mucho más de lo que se aprovecha pero quisiera ser enfático de que la taza de zonas muertas ha aumentado de forma significativa tal y como lo muestra este mapa:

Las zonas más afectadas (partes rojas)  son las de la costa este de los Estados Unidos, el mar Báltico, las costas de Japón y el golfo de México.  Hay manchas más pequeñas en puntos como el mediterráneo entre Italia y Grecia, el mar Negro y algunas zonas de China.

¿Y por qué se produce esto?

Generalmente muchas cosas caen al océano,pero una se encarga principalmente de este problema, los fertilizantes son sin duda alguna los principales culpables de todo esto.

¿y como actúan?

el fertilizante provoca explosivos crecimientos de Plancton devido a la eutroficación. Que no es más que el aumento de los nutrientes dentro de un lugar determinado, en este caso el agua. El aumento de nutrientes (comida) hace que crezcan más microorganismos, los que a su vez, por ser demasiados, impiden que llegue la luz y que se produzca la fotosíntesis, reduciendo el oxígeno.

Las zonas azules del mapa representan la cantidad de material orgánico depositado, estas zonas podrían llegar a estar muertas en un tiempo determinado. Las Partes más afectadas por el exceso de material orgánico (sin llegar a estar muertas) son el oeste de África y las costas del polo Norte y Sur.

Son daños ambientales “ocultos”, generalmente nunca se dan a la luz pública bien por conveniencia de las empresas, o bien porque son problemas científicos más elaborados que los archiconocidos conceptos del calentamiento global y el cambio climático.

Próximamente una animación flash del tema.

Saludos Libertarios.


el dia de la tierra: el “negocio verde” y los biocombustibles

hoy se cumple otro aniversario del dia de la tierra, hay muchas causas pendientes en la agenda medioambiental mundial como por ejemplo la cada vez más suscitada plantación de soya, mijo y otros cereales que no van a parar a las bocas de los hambrientos, sino a los bolsillos de las multinacionales ¿como? .Pues convirtendo el producto de la tierra en “biocombustibles”.

la nueva arma de los mundialistas para continuar con las especulaciones de la falta de alimentos y mas encima encarecer los alimentos más importantes a nivel mundial para asi obtener mucho más capital para sus negocios, los biocombustibles.

se supondría que el biocombustible provendría de la biomasa (o sea, de desechos orgánicos) pero ni tontos ni perezosos sabían que podían encarecer los precios y empezaron a usar biocombustible a partir de plantaciones y ojo , el negocio va hacia el alza y se esta convirtiendo en uno de los más rentables asi que no es de esperar que destruyan mucho bosque nativo en el intermedio para su “negocio verde”

con la excusa de mejorar el medio ambiente y derrochar menos petroleo el negocio de los biocombustibles ha acabado con cientos de miles de hectáreas de bosque amazonico y amenaza a otros cientos de miles en américa central donde la corrupcion, el cohecho y el paraiso legal derivado de estas hacen posible que sea aun más rentable instaurarse ahi.

es una lástima como una vez más los que mueven los hilos quieren proseguir con la farsa. (Para los que vieron zeintgeist les va a resultar comun 🙂  )

solo queda abogar por métodos 100% inocuos para el medio ambiente como el aprovechamiento de la energía solar, eólica, geotérmica y mareomotriz (las cuales nuestro pais tiene de sobra para ser aprovechadas pero como la ecología va en contra de los intereses capitalistas, esto no se hace)

que la acción medioambiental no se lucre. NO MAS NEGOCIOS VERDES!!