Biggie y 2pac. Las 2 caras de una Moneda Envejecida.

Es una lástima esto del hip hop moderno.

Al menos, la vasta y amplia cara comercial que nos ofrece el mercado es para morirse de vergüenza, wns que se creen gansgtas, que tratan de hablar con el acento neyorkino o que le ponen sonidos de balazos o de gatillos a las canciones que nos intentan vender bajo un marco de “esfuerzo de calle”. La gran mayoría lejos son farsantes, y los verdaderos MC’s no pueden masificarse mas que en el underground.

Pero había una época donde el Hip Hop era genial: Public Enemy, N.W.A, Gang Starr, A Tribu Called Quest….

y por supuesto,  Biggie y 2Pac

Siempre alabados por la cultura, compatibilizaron la cultura hip hop con el éxito comercial, sin dejarse vender excesivamente ni demacrar su talento. 2Pac era prácticamente un revolucionario, crítico de la sociedad y de sus estupides y Biggie, al contrario era el ejemplo de triunfo de la vida capitalista para los jóvenes negros marginados en los ghettos, limusinas, que por ser gordo no necesariamente terminarías tus días en las viviendas sociales de Brooklyn en Nueva York. Costa oeste, Costa este, los medios hambrientos de morbo y polémica los trataron de relacionar en vano con las guerras de pandillas de comienzos y mediados de los 90, pero ambos eran inteligentes. Tanto 2pac como Notorious BIG siempre negaban la supuesta animadversión que les querían colgar.

Ambos estilos de hip-hop eran buenos, el rap vivía su era dorada.

No volverán a haber 2 estrellas así en mucho tiempo...

Pero aquella época ha desaparecido, para convertirse en un instrumento más de la industria cultural del Crunk, y en el caso de Chile, de jóvenes mc’s como los de Movimiento Original… no hace falta dar detalles.

Notable es también el esfuerzo de cientos de otros que no quieren caer en los mismos errores, y que sin embargo tampoco quieren tranzar la vuelta a la vieja escuela, sino que darle el comienzo decente que siempre se mereció el nuevo rap. No es que tengamos monedas envejecidas… faltan monedas que forjar. Aunque con toda lo makineada que está la situación… parece que será en unos buenos años más.  Mirar al pasado no te convierte en un mero nostálgico, cuando el presente no te ofrece tan buenos ejemplos en los cuales inspirarte, siempre puedes recurrir a conocer las historias  de personas como Tupac, comprender que existía vida en ellos más allá de lo artístico y de lo pandillero: problemas con la policía por motivos raciales, pobreza, espíritu de superación, familia. Solo el Hip-Hop y el Hardcore (punk o nueva escuela) inculcan la importancia de tener una familia que te apoya, muy importante ese concepto ahora con el auge del egoismo.

Sin embargo, debemos reconocer eso si, que aquella moneda envejecida es mirada en menos por un vasto sector de la industria de la música, la misma que hizo millones y millones casi a expensas de ellos para luego desaparecerlos. Para ellos debe existir todo el repudio posible.

Es por eso que apelo a la consigna.

Real g4 life? FUCK YOU!, THUG 4 LIFE!

Saludos Libertarios.

Incomunicación. ¿Porqué negarla?

Con este título, estoy violando el axioma más importante de Paul Watzlawick y no me interesa en absoluto. De alguna manera existirá comunicación pero el componente social que está ligada a ella paulatinamente se ha ido cosificando. Las nuevas tecnologías nos permiten evitar el “cara a cara” y el trabajo de salir de nuestras casas para comentar con nuestros seres queridos y amigos, los problemas sociales se abordan cada vez más como preocupaciones de la ciudadanía pero paradójicamente, la preocupación por el otro está cesando, las habilidades sociales y la cortesía se están volviendo cada vez más en prioridades laborales y hasta médicas. Claramente hay una contradicción entre las intenciones formativas y el actuar de la población misma.

Porque si yo doy vueltas por la calle, hay conversación por todos lados. Lo que si, puedo asegurar que esta comunicación cada vez es menos presencial,volviéndose menos íntima. Si antes los espacios de conversación eran las plazas, las callejuelas de nuestro barrio y el interior de nuestras casas, hoy eso ocurre en los malls, los cafés, la locomoción que tomamos, etc. ¿será que los ritmos de trabajo modificaron la cultura que hay en torno a la comunicación social?

¿es este el único tópico que aborda la comunicación?

Puedo decir que es una sensación que todos tenemos, la abundancia de individuos con los cuales debemos comunicarnos ha hecho que profundizar en cada uno de ellos sea más difícil. El tiempo que se destina a cada persona para comunicarse podría haberse limitado y el sentido de pertenencia se hace cada vez más fragil. Suena existencialista… pero es un tópico que vale la pena investigar.

Pero eso sería incomunicación? ¿no será que la calidad de la comunicación es la que se está perdiendo?

Si yo voy directo al hueso sobre la calidad de la comunicación, puedo decir que la vida moderna jode cualquier instancia comunicativa previa y temple de ánimo de las personas. El estrés bien podría provocar cambios conductuales en las personas de manera constante, cambios que influirían en la calidad de respuestas comunicativas entre las personas. Aun no llego eso si al concepto de INCOMUNICACIÓN, me cuesta un poco ejemplificar el fenómeno, pero es cosa de recordar por ejemplo un montón de situaciones psicosociales donde se segrega a las personas (como el Bullying o el Mobbing). Esta segregación que mencioné provoca a su vez limitaciones en estas, ya sea en el número de veces que pueden dialogar con personas, la disposición de estas mismas a escucharlos, la discriminación lingüística que pueden llegar a ser sujetos, la desvalorización de sus opiniones o de su rol como integrantes de un grupo, etc. Este tipo de situaciones va en alza, y a nadie deja indiferente. Lamentablemente muchos piensan en esto como casos aislados, cuando son respuestas de la misma sociedad, que demuestran unas intrigantes transformaciones culturales. El hecho mismo de que estemos perdiendo la habilidad de SABER ESCUCHAR al otro y de reducir las temáticas conversacionales a tópicos burdos y vacíos como la farándula o quien gana más que el otro son ejemplos claros, no tiene caso negarlos.

Mucha gente luego de 10 minutos conversando… no sabe de que hablar después.  ¿será que la sociedad se vuelve tonta? ¿ o acaso las transformaciones sociales le están dando a la comunicación, tópicos cada vez más ligados con las conductas que la industria cultural (parafraseando a Adorno) quiere que sigamos? ¿hacemos más corta la comunicación porque el Twitter solo me admite 140 carácteres? ¿el tiempo se me hace tan corto que solo puedo hablar lo justo con las personas que me rodean?.

Trasladar nuestro humanismo a un último plano es INCOMUNICAR, yo me quito el sombrero con quien dice que nos estamos volviendo unos sordos mentales a pesar de tanto estudio a la comunicación misma. Creo que es hora de adoptar una actitud crítica en torno al tema puesto que se nos vive diciendo que estamos sumidos en la era de la información, pero siempre existirá un cúmulo importante de personas a los cuales se les desplazará y no se les querrá informar de nada. Para ellos existen 2 alternativas, una es que haya algo más de conciencia y se les incluya a todos lo más posible dentro de estas transformaciones, o bien potenciar la autogestión e inculcar la participación ciudadana como necesidad en si.

Para ambas opciones (tal vez solapadas), espero sean implementadas.

 

El día en que te cosificaron y dijeron que en vez de sangre tenías aceite en las venas

Apología a la robotización del ser humano

El día en que te cosifiquen, es un dia extraño. Ya no sentirás que todos te respetaban como ser humano, las relaciones que tenías antes con las personas hoy se tornan bajo un contexto de aprovechamiento y egoismo… si me sirves o no me sirves cobra más protagonismo en una sociedad que está cosificando más al ser humano en pos de aprovecharlo como dato estadístico, a un mero signo lingüístico del verbo social; donde la expresión material de la lengua son las horas productivas que trabajas y la semántica son tus reservas vitales, que agotan a destajo en la sociedad moderna. Quien le diga esto a otra persona al principio recibirá una respuesta empática, luego si insiste, se convertirá en un llorón que no encaja. La única manera de volver al estado humano es paradógicamente… llorando.

Al llorar, apelas a la empatía escondida tras años de evolución, la gente no puede evitar -tal vez en parte- a volver la mirada a quien fracasó y no soportó mas. Se recuerda por momentos que no corre aceite en nuestras venas y los sermones y abrazos cunden para dar paso al perdón colectivo. Al día siguiente todo sigue igual. Vuelves a ser el engrane de la gran entramada social de robots autómatas secularizados y cosificados. Antes se pensaba que al llorar uno demostraba debilidad y poca capacidad, ahora llorar como mero acto humano queda reducido a una herramienta de desahogo necesaria para no menoscabar al ser humano en un abismo de su hiperexpresada productividad; si no lloras de vez en cuando te vuelves loco, es necesario para no volverse de verdad en una máquina.

Y volverse loco equivale a ingresar a una categoría social de las mas repudiadas y desplazadas.

Sartré nos habla un poquito sobre la cosificación:

 Sartre se refiere a la forma inevitablemente conflictiva de relacionarse las personas. El trato con los demás es siempre un conflicto entre libertades, un enfrentamiento en el que se busca cosificar a los demás y evitar ser cosificado por ellos.

Extraído de http://deshollinador.wordpress.com/2009/11/07/cosificacion-%C2%BFque-cosa/

Y dentro de esta sociedad archirreconocida como competitiva, el joderse unos a los otros para que no te jodan a ti parece rememorar la ley de la selva. Nada mas lejos de la realidad, puesto que bajo esa óptica se nos olvida que las relaciones sociales no son tan simples para reducirlas a una óptica de consumidores y consumidos, que los conflictos relacionales van de la mano con socializar… otorgar un pequeño espacio de ti mismo (que te lo comen) pero con el objetivo de que tu puedas también aprovechar lo que el otro te pueda ofrecer de maneras mas cooperativas aunque indirectas. El hacerle horas de trabajo a tus compañeros funciona de esa manera, el trabajo de grupo en una universidad funciona de esa manera, el amor mismo a veces presenta matices endofágicos que aseguran la buena convivencia en el mundo de hoy. Pero no se habla de cooperativismo como tal.

Todo el mundo te rodea de cosas, así como tu también eres una cosa que pueden utilizar. La cortesía se va perdiendo y el trato formal de antaño se extingue conforme aparecen más conductas que apelan a la intimidad del ser humano.  Para algunos, lo malo no es precisamente eso, sino que tomen de este recurso a mansalva para usar al ser humano como mera herramienta de sus propósitos. Es algo tan básico reconocer cuando otra persona te trata como su tapete… pero la propia conversión del ser humano a un mero objeto no nos haría perder también nuestra capacidad de reacción? estamos sedados ante el manoseo?

¿Cuando soy consciente de que me están cosificando?

Cuando el médico no pone atención en demostrar que el paciente es más que un mero enfermo? eso es cosificar!

Cuando el burócrata toma a otras personas con trabajos y estatus más importantes antes que tu en consideración? eso es cosificar!

Cuando los niños son educados en las escuelas en base a un modelo normativo idealista? eso es cosificar!

Cuando pierdes el derecho a crédito por vivir en determinada población? eso es cosificar!

Cosificar no es más que tratar a una persona sin tomar en cuenta que es un ser humano? es esto antropocentrista? porqué no tratar con el mismo respeto a todo ser vivo y materia inerte que armonice un conjunto? Cuando se entiende desde el sentido ético, la cosificación es un desatino tremendo a los valores universales que rigen el respeto a los derechos humanos, pero todos sabemos que prioridad tienen los derechos humanos en una sociedad que prima el aprovechamiento mutuo por sobre su autorrespeto.

Ahora, es esto malo? para algunas personas les funciona. Para mi no, yo paso de semejante estupidez.