La máxima del anarquismo, la personalidad

En mi camino contra lo común, de lo fácilmente englobante. Decidí hace un tiempo buscar nuevas teorías o razonamientos nuevos o en su defecto actuales que pudieran hacer llegar el anarquismo a la gente. Ahora dentro de mis (des)varios mentales, después de varias investigaciones, el detonante de todas las teorías anarquistas ha sido y siempre será la personalidad.

Piénsenlo, la gente de hoy tan conformista, apática, sin deseo de movimiento, que crea a cientos de dioses por año, que sigue a cientos de gurús, que prefiere la “verdad” que dicta una caja con tubos catódicos. ¿que tienen en común?, será la poca auto-formación? la cobardía?, el orgullo de ser esclavos? la pereza? la ignorancia?. Todas estos defectos “celebrados” tienen algo en común, obedecen a un detonante en particular que es la falta de personalidad. Desde pequeños, Obedecer a las autoridades sin peros, sin preguntas ni dudas, sin refutaciones,no preguntar sobre religión, sobre política, sobre sexo. Toda confrontación es una falta de respeto. Esos dogmas son las máximas de la moral burguesa y varias más que constantemente llegan de las maneras más numerosas e impredecibles y transforman la mente de las personas hasta el punto en que el stato quo se siga manteniendo para la conformidad y el deleite de los oligarcas.

Desde pequeños, con un modelo educativo que no privilegia tus gustos y te impone otros a la fuerza, que te amansa asignandote un pupitre y un horario. Con una forma de educar que a la larga te convierte en un ser automatizado que necesita de gente más grande que tu para que te enseñen mermando a su vez la capacidad de autogestión educativa que todo ser humano debería de tener. Dictándote normas de conductas que hacen que la gente se deje llevar por lo que dicen los demás haciendote perder de paso tu criterio. LA COSA MÁS IMPORTANTE, sin criterio nos volvemos una masa flotante que dice si y si todo el tiempo a todo lo que le hacen. Ese fue el objetivo desde el principio de todos los gobiernos, hacernos gente que sin preguntar siga a gente que ni siquiera conocemos.

Esto es grave, al hacernos personas sin personalidad nos están haciendo susceptibles a un montón de cosas, un montón de agentes externos que en si no deberían de hacernos cosquillas mas de lo habitual pero ahora, debido a la falta de personalidad hoy son una plaga. ¿Ves hoy alguna queja coloquial sobre nuestro gobierno? en todas partes. ¿pero vez alguna queja formal, hecha acción? ahí tenemos un problema y es en parte producto de un poco sentido del atrevimiento (responsable por cierto). Al haber pocos con personalidad (y la mayoría de estos vendidos al sistema) las posibilidades de crear acción directa son ínfimas. ¿Podemos hablar entonces de crear anarquía cuando falta en si el ingrediente principal? hay que verlo de este modo, no podemos crear anarquismo si la pólvora está mojada. Necesitamos que la gente recupere el sentido primordial de la vida, vivir con personalidad es la esencia. No se trata de “salvar” a los pocos que si la tienen sino que sembrar la semilla de la duda (en este caso, la personalidad) en todas las personas porque ese es el primer paso para que la gente  se de cuenta por si misma de cuantas injusticias le comenten y le están cometiendo a los de su alrededor, además del hecho de que luego de darse cuenta haga algo.

Hace un tiempo conversando con un primo en santiago, nos hacíamos la pregunta de que a lo largo de los años siempre han existido mentes y dementes y que alarmantemente ha crecido el número de dementes. Que todas las revoluciones de diferentes generaciones quedaron ahí. En parte porque se vendieron o no se supieron continuar. ¿ y como se pudo haber evitado? justamente teniendo juicio crítico. Y lamentablemente cada día que pasa hay menos con esta cualidad que debería de ser obligada.

No se trata de ser el típico wn que se hace el choro con el wn que se le cruce, ese wn no tiene personalidad, tiene el ego alto. ese tipo quiere obtener satisfacción pasando a llevar al resto, es por tanto un narcisista. Tampoco los chaqueteros, esos que siempre hablan mal de las personas por lo que sea, que constantemente adoptan una actitud reaccionaria contra todo, es@s tampoco tienen personalidad. Ser una persona crítica implica saber ver lo bueno y lo malo de las cosas y poder efectuar decisiones

Anuncios